Glitter Text
Make your own Glitter Graphics

viernes, 30 de enero de 2009

Jesús, el mejor ejemplo

Introducción (Gabi)
Dos jóvenes conversaban muy preocupados.
Uno de ellos preguntó:
--¿Cómo puedes hacer lo que haces y considerarte cristiano todavía?
--Para serte franco--contestó el otro--, creo que se pueden hacer bastantes "cositas" y, sin embargo, seguir siendo cristianos.
--Me parece que estás equivocado--le contestó su amigo
--. Debemos conducirnos de acuerdo unos principios morales claros. Si medimos y pesamos lo que compramos. ¿No es nuestra vida interior mucho más importante que lo que comemos o llevamos puesto?

Estas palabras sorprendieron al otro joven, que respondió: --¡Nunca lo había considerado de esa manera! Pero, ¿en qué te basas para hablar así?
-Creo que debiéramos seguir el ejemplo de Jesús en todos los actos de nuestra vida,-contestó el amigo-.
Cada vez que nos toca tomar una decisión deberíamos hacernos esta pregunta: "¿Qué haría el Señor en mí lugar?" Si hacemos esto, nunca iremos por sendas equivocadas.



Discípulos de Cristo (Abigaíl)

Como discípulos de Jesús, debiéramos imitarlo constantemente si queremos estar con él en la eternidad. Pero, ¿cómo se puede saber lo que haría el Señor en tal o cual situación? Muy sencillo: estudiando cómo vivió entre los hombres. He aquí lo que él dijo: (San Juan 15:10) Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor.

Nunca nos extraviaremos si, después de haber descubierto cómo anduvo Jesús, andamos en sus pasos, recordándole y Aprendiendo de Él.... ¿qué tiene Jesús, que a través del tiempo ha perdurado? ¿Qué es lo que ha hecho que tanta gente le siga, lo busque para perfeccionar su vida y a diferencia de tantos hombres célebres, en cada generación miles le conozcan, lo quieran imitar, y le amen?

La respuesta es muy sencilla, Jesús no fue cualquier hombre. Jesús es Dios y como tal siempre está presente en nuestras vidas y en nuestros corazones a través de sus enseñanzas, a través de su PALABRA. Todo aquel que lo conoce, queda cautivado, enamorado de Cristo Jesús.

Jesús es Dios, pero también es hombre como nosotros, y como tal, se nos muestra cercano y alcanzable. Él es nuestro Maestro, nuestro ejemplo por excelencia para llevar una vida más plena, una vida más llena de pasión y entrega.

El éxito de la vida de Jesús no estuvo en hacer grandes cosas, sino en hacer cada una de las pequeñas cosas todos los días bien hechas, en el momento que se debía de hacer y como se debía realizar, con Él no hubo grandes protagonismos, fue a través de la sencillez y del ejemplo de su vida, como fue marcando un patrón de comportamiento para quienes queremos aprender de Él.

Queramos o no, todos servimos de ejemplo a alguien. ¡Y qué difícil ser un buen ejemplo siempre! ¿Verdad? Sin embargo, de alguna forma u otra, influimos en la vida de otras personas, podemos ser padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros de escuela, deporte o trabajo; y aunque no lo deseemos, en algún momento somos un ejemplo ya sea bueno o malo, para otra persona.
Todos buscamos por inercia un modelo a seguir, alguien que nos inspire por su carácter y su determinación; hombres y mujeres exitosos que sepan hacia donde se dirigen y como llegar a sus metas. Hoy en día es muy difícil encontrar esos modelos ¿No cree?

El mundo sigue las vidas de los artistas y deportistas famosos, toman sus vidas como ejemplo a seguir y leen en las noticias, revistas o en el periódico el tipo de vida que llevan y en muchos casos se decepcionan por la forma de ser y actuar de estos supuestos modelos y ejemplos. Ellos no es que deseen ser imitados, pero inevitablemente por su música, sus habilidades o simplemente por su popularidad, influencian a miles de personas. ¡En muchas de las ocasiones, el ejemplo de estas personas es negativo y en algunos casos fatal!

Nosotros, sin embargo, podemos ser el ejemplo ideal; si imitamos al único que en realidad posee la perfección. La palabra de Dios nos dice quien debe ser nuestro modelo a seguir. Jesucristo, el único que nunca nos dejará ni decepcionará jamás. Él es el único ser perfecto en carácter y justicia que siempre será el mejor ejemplo a seguir.

Pablo nos dice que sigamos sus pisadas, Pedro trató de seguirlo a donde fuera hasta el punto en que lo siguió en el mar y caminó brevemente sobre las aguas. Jesucristo siempre estará allí para enseñarnos como actuar, hablar y vivir. Si tenemos la Fe de seguirle, podremos hacer hasta lo imposible, porque para Dios no existe nada que no pueda hacer.

Nuestra tendencia como seres humanos, parece ser siempre hacia lo negativo; a nuestro alrededor abundan los malos ejemplos y es difícil no seguirlos. El problema es que nos vamos acostumbrando a ver lo malo y a actuar mal, sin darnos cuenta nos convertimos en malos ejemplos para las personas que nos rodean.

La gran mayoría de las noticias hoy en día son negativas y es fácil asumir que el mundo en que vivimos es malo y tal vez, en gran parte lo sea. Pero tenemos que poner nuestro pensamiento en las cosas buenas y en las personas positivas. La vida de Jesucristo fue perfecta. Nos dejó un ejemplo a seguir lleno de actos altruistas y buenos. Su vida y muerte son y serán un ejemplo para la raza humana por toda la eternidad. Si nos dedicamos a leer a diario su palabra y nos tomamos un tiempo para meditar en ello y como hacer lo mismo, poco a poco, nos convertiremos en los buenos ejemplos que este mundo necesita.

Jesucristo nos dice que dejemos que brille nuestra luz ante todos los hombres. Su deseo es que brille como una lámpara y seamos ejemplo para que los demás vean lo que Dios ha hecho a través de nosotros. Si le seguimos a Él, estaremos llenos de luz y esa luz servirá de ejemplo para otros para que encuentren a su salvador ya que ahora, las personas que viven en este mundo palpan con sus manos en la oscuridad buscando la salida de sus problemas.
Lucas nos dice:
Lucas 11:33 Nadie, cuando enciende una lámpara, la pone en un sótano ni debajo de un almud, sino sobre el candelero, para que los que entren vean la luz. La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está malo, también tu cuerpo está lleno de oscuridad. Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, sin tener parte alguna en tinieblas, estará totalmente iluminado como cuando la lámpara te alumbra con sus rayos.
Nos dice de hecho que los que le seguimos a él, somos la luz (el ejemplo a seguir) de este mundo.


Mateo 5:14 Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Una de las lecciones que podemos aprender con estas palabras es que nuestra luz debe de brillar para que los demás vean nuestras buenas acciones y puedan seguir nuestro ejemplo, pero el crédito no debe de ser para nosotros sino que debe de servir para que glorifiquen a Dios por lo que ven en nosotros, cuando vean lo mucho que hemos cambiado por medio de Dios. Nuestro buen ejemplo llevará a otros a ese ejemplo perfecto esto es, a Jesucristo. Nosotros solo servimos como una guía, una luz, un mapa para que otros encuentren el verdadero ejemplo a seguir en sus vidas, un vehículo para que otros encuentren lo que nosotros ya hemos encontrado, a Jesús, nuestra verdadera fuente de inspiración y torre de luz y justicia.


Si seguimos sus pasos y su ejemplo, nunca esteremos en riesgo de cometer una tontería o dar un mal ejemplo a los que se encuentran a nuestro derredor porque estaremos haciendo lo que hubiera hecho Jesucristo que siempre hizo lo correcto, lo justo y lo bueno.


Así que hagamos una de nuestras metas leer, asimilar e incorporar a nuestras vidas el ejemplo de nuestro salvador Jesús. Hagamos el propósito de memorizar sus palabras, imitar sus acciones y vivir como el vivió porque solo así, estaremos siguiendo al único ejemplo que vale la pena seguir.

El ejemplo perfecto de Jesucristo.

Una cosa más. Comencemos hoy a ser más positivos y buenos. No podemos serlo si no pensamos en ello primero. En el libro de Filipenses capítulo 4 encontramos la fórmula para comenzar a serlo. Nos dice en que cosas debemos de pensar.
Filipenses 4:4 Gozaos en el Señor siempre: otra vez digo: Que os gocéis. Vuestra modestia sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad.



Conclusión (Gabi)
JESUS SIEMPRE FUE FIEL A SU MISION.
Jesús siempre estuvo comprometido con su misión, y se complacía en cumplir la voluntad de su Padre. Su Padre le encomendó un trabajo y Él siempre fue fiel a ello, costara lo que costara, aunque tuviera que ir en contra de la corriente, aunque implicara renuncia y esfuerzo, aunque para realizarlo tuviera que llegar al sacrificio máximo, a la muerte. Jesús estaba conciente de cuál era su vocación, conocía cual era su misión, y no se desvía de ella nunca. Tenía bien trazado un plan de su vida y lo seguía.

Cuántas veces a nosotros nos cuesta ser fieles a nuestra misión en la vida. Cuántas veces nos comprometemos a hacer "algo", y somos incapaces de cumplir, porque tenemos muchas cosas que hacer, porque estamos muy cansados, porque es mucho mas divertido ir por "ahí", que hacer lo que tengo que hacer, aunque libremente me comprometí a ello.
¿Tengo clara mi misión de vida?
¿Tengo trazado un plan y lo sigo para alcanzar mis metas?
¿Con cuanta pasión me abrazo a la vida, para cumplir con mis metas y objetivos? Con mi misión.
¿Que tanto me complazco en cumplir con la voluntad de Dios?
O somos más bien como ese barco que va a la deriva sobre las olas y que un día navega hacia el norte y otro hacia el sur.
¿HACIA DONDE VA MI BARCO?

IMÁGENES DEL DÍA:
Canto especial: Deivi y GinaLos hermanos que nos brindaban el té y más...
Bárbara, Lilian, Geovanny. (Falta Soto, que también ayudó)Fin de la predicación.
Globos con nombres de jóvenes por las que orar...

Peticiones en oraciónTé y confraternización

7 comentarios:

  1. Buen trabajo hecho por Barvara y el Te, quedaron super ricos!!!!!!!!!! aunque algunas se quejaban por lo fuerte del genjibre!!!!

    ResponderEliminar
  2. Oye.. y lo bueno que estaba!!
    De fuerte nada... Personalmente me encantó!

    ResponderEliminar
  3. hola como estan amigos' soy un pequeño hermano del pedro zaraza pasaba viendo unas imagenes y vi algunos textos vien lindos dios los vendigas

    ResponderEliminar
  4. hola, amigos. Soy Gisela de San pedro sula Honduras. tambien soy Adventista, pertenesco a la iglesia central. andaba buscando imagenes para hacer un video para niños. me sirvieron mucho estas. me alegra saber que tengo amigos en todo el mundo. lastima que no tengo mucho tiempo para conocerlos mas en este momento. mi correo es gis-ok@hotmail.es talvez algun dia podamos comunicarnos

    ResponderEliminar
  5. una pregunta que es adventista???????

    ResponderEliminar
  6. Nosotros somos jovenes Adevntistas, que significa que esperamos la segunda venida de Jesus, el Advenimiento de Cristo.
    Un saludo!! :)

    ResponderEliminar

Glitter Text
Make your own Glitter Graphics